La inmunidad de jurisdicción de las organizaciones internacionales 1ª Ed.

Libros
Óscar García Maceiras
420 págs.
Junio 2024
420 págs.
978-84-1162-263-9
978-84-1162-264-6
Estudios
Papel y Edición Digital
Aranzadi
Papel + Edición Digital
67,37 €
64,00 €
Descuento: 5 %
(IVA Inc.)
Edición Digital
53,99 €
51,29 €
Descuento: 5 %
(IVA Inc.)

Contacto

Tel: 900 40 40 47

Lunes a Jueves de 9-18:30h Viernes de 9-15h o si lo prefieres

Nosotros te llamamos

Descripción

SINOPSIS

El incremento de la actividad de las organizaciones internacionales, claves en la promoción, protección y desarrollo de los derechos humanos, provoca que sean susceptibles de poder ellas mismas vulnerar derechos de terceros. Ante demandas de esos terceros reclamando ser compensados, la respuesta que tradicionalmente han venido dando las organizaciones internacionales es el ampararse en su inmunidad, cuyo fundamento es diferente del que justifica la inmunidad de los Estados. Actualmente, la inmunidad es mayoritariamente objeto de una interpretación restringida funcional que, superando la distinción entre actos de iure imperii y de iure gestionis propia de los Estados, sólo justifica que se obstaculice el acceso a la justicia cuando ello sea necesario para el cumplimiento de los fines de la organización internacional y sea proporcional, lo que suele conllevar la exigencia de que la organización cuente con mecanismos alternativos de resolución de controversias. Aunque no existe una codificación general del régimen de inmunidades de las organizaciones internacionales, sí hay reglas específicas aplicables a ciertas organizaciones como las Naciones Unidas o la Unión Europa, junto a normas en los ordenamientos internos y decisiones de Tribunales internacionales y nacionales.

En Estados Unidos, la Corte Suprema ha zanjado un debate de décadas sobre si les resulta aplicable a las organizaciones internacionales un régimen de inmunidad absoluta o si procede la equiparación de las mismas con los Estados lo que abocaría a una inmunidad restringida en la que sería preciso distinguir entre los actos de iure imperii y de iure gestionis. En su Sentencia del caso Jam contra Corporación Financiera Internacional, la Corte Suprema entiende aplicable a las organizaciones internacionales el régimen de inmunidad restringida de los Estados, lo cual ha sido un importante paso pues acaba con la concepción absoluta de las inmunidades, pero ha abierto una serie de interrogantes que permiten aventurar un período de incertidumbre cuya superación parece requerir cambios normativos.

En España, la remisión que las normas procesales hacían en bloque a las reglas de Derecho Internacional sobre inmunidades provocó dificultades interpretativas, dada la complejidad de esta materia, y pronunciamientos judiciales contradictorios e incluso abiertamente contrarios a las obligaciones asumidas en el plano internacional por el Reino de España. En todo caso, fruto de la construcción jurisprudencial y de la doctrina del Tribunal Constitucional se había asentado mayoritariamente una concepción restringida de la inmunidad. La Ley Orgánica 16/2015 ha tratado de aclarar el panorama normativo del régimen de inmunidades. Así como para los Estados la norma se centra en incorporar al ordenamiento interno las disposiciones de la Convención de Naciones Unidas sobre las inmunidades jurisdiccionales del Estado y de sus bienes, de 2004, en el caso de las organizaciones internacionales el régimen primario es el previsto en los acuerdos multilaterales o bilaterales suscritos por España, lo cual sitúa el foco tanto en los Convenios aplicables a determinadas organizaciones -caso de las pertenecientes a la familia de Naciones Unidas- como en los acuerdos de sede. Subsidiariamente en defecto de acuerdo, el régimen de inmunidad se basa en una concepción funcionalista que sólo la acepta si es necesaria para el cumplimiento de los fines de la organización y que, en todo caso, no es aplicable a las controversias laborales o las de Derecho Privado salvo que la organización acredite disponer de mecanismos alternativos de solución de controversias. Los primeros pronunciamientos judiciales dictados tras la entrada en vigor de la Ley Orgánica 16/2015 revelan un preocupante desconocimiento de los principios y reglas de inmunidad contenidos en la misma.

Así como en el caso de daños o perjuicios ordinarios producidos por la actividad de la organización, habrá de estarse primeramente al régimen de inmunidades aplicable a cada organización internacional y, según establecen tanto la normativa interna estadounidense como la española, sólo en defecto de dicho régimen específico, será aplicable el Derecho nacional, se plantea la cuestión de si la violación grave de derechos humanos por parte de una organización internacional debería hacer decaer su inmunidad, incluso aunque la misma hubiera sido reconocida convencionalmente por el Estado ante cuyos Tribunales civiles se plantea una demanda contra la misma. Esta cuestión es consecuencia del debate actualmente presente en la comunidad jurídica internacional sobre el conflicto entre las normas de ius cogens -que requieren la protección de los derechos humanos- y una norma dispositiva como es la de la inmunidad de los Estados. A pesar de que la tendencia jurisprudencial mayoritaria ha rechazado en los últimos veinte años que dicho conflicto deba ser resuelto enervando la inmunidad estatal, tanto ciertos pronunciamientos judiciales como avances en alguna normativa nacional, junto a una creciente presión doctrinal, hacen prever que la cuestión en breve podría estar lo suficientemente madura como para que pueda llegar a reconocerse el derecho de las víctimas a acceder a los Tribunales para verse compensadas por los Estados aunque éstos tuviesen reconocida convencionalmente la inmunidad. En el caso de las organizaciones internacionales existen argumentos adicionales que permiten entender que dicho paso en favor de la tutela judicial también se producirá en breve.

FORMATO

Con el libro digital ProView: contarás con las ventajas del formato electrónico.

  • Podrás interactuar con el contenido: copiar, pegar, subrayar e introducir anotaciones.
  • Contarás con el acceso a la información desde cualquier lugar.

­Accede al libro a través de la plataforma para libros digitales de www.proview.thomsonreuters.com

Autor

Óscar García Maceiras